El crecimiento del empleo se estancó

El crecimiento del empleo formal en Rosario se estancó en los últimos meses y directamente no mostró variación entre junio y julio pasados, aunque tampoco aumentaron los despidos. Los datos corresponden a la Encuesta de Indicadores Laborales que confecciona mensualmente el Ministerio de Trabajo de la Nación sobre empresas con más de 10 empleados en los cuatro mayores aglomerados del país: Gran Buenos Aires, Gran Córdoba, Gran Rosario y Gran Mendoza.


En promedio, la expansión del empleo en julio último fue del 0,4 por ciento, con una acumulación anual del 6,8. De todas esas ciudades Córdoba es la que muestra la mejor performance laboral desde agosto de 2001, con un crecimiento acumulado del 13,2 por ciento en el último año y del 0,9 en el último mes. Le sigue Rosario, que tuvo un incremento interesante hasta marzo pasado, cuando empezó a frenarse: desde julio de 2003 a julio de 2004, la ciudad acumuló un repunte del empleo del 8,9 por ciento. Sin embargo, no aumentó nada en el último mes. Ese comportamiento se debe, según la encuesta, a que si bien no subieron los despidos en las empresas rosarinas, tampoco creció la contratación de personal. Tomadas en conjunto las cuatro grandes ciudades, el sector de los servicios (comerciales, sociales y financieros) aparece como el responsable del 55 por ciento de los puestos de trabajo creados, recuperando así los niveles de empleo de diciembre de 2001. Luego le sigue la actividad industrial, con casi otro 40 por ciento, y dentro de ella el primer lugar lo ocupa la industria metalúrgica, de maquinaria y equipo, considerada “la más sensible tanto a la destrucción como a la creación de empleo”. La construcción, bastante atrás, representa otro 5 por ciento. EN LA CIUDAD, MES POR MES Si se analiza la evolución, mes a mes, que tuvo el empleo en el Gran Rosario durante el último año, se ve con claridad que entre julio y diciembre de 2003 el crecimiento siempre fue mayor a un punto porcentual. Luego, en los tres meses de verano se frenó un poco, pero aun así siguió subiendo. En marzo volvió a levantar un punto y desde entonces se estancó, mostrando variaciones ínfimas o simplemente ninguna, como evidenció la última medición de julio pasado. Al Gran Córdoba le fue mejor: la variación interanual julio 2003/2004 muestra un incremento acumulado del 13,2 por ciento que se intensificó este año, a diferencia de Rosario, por una alta tasa de incorporación de personal. Según la Encuesta de Indicadores Laborales, fue la ciudad con mayor crecimiento de empleo del país desde el catastrófico diciembre de 2001. En el Gran Buenos Aires el comportamiento del empleo formal también viene siendo positivo, pero en menor medida que en Córdoba y Rosario: en un año creció el 6,3 por ciento y en julio pasado, el 0,4. En Mendoza la última medición arrojó la misma variación que en Buenos Aires, el 0,4 por ciento, pero entre julio 2003 y 2004 el crecimiento del empleo fue del 5,2 por ciento, un porcentaje bastante por debajo de la media nacional. Como aspecto a favor el mes pasado evidenció, en cambio, un fuerte repunte en las contrataciones de personal, que lo muestran como un “pico” dentro del último año y medio. Aun así, con subas y bajas, los datos globales que se miden entre los cuatro principales aglomerados son halagüeños: la expansión del empleo que se inició en octubre de 2002 muestra un incremento ininterrumpido. No sólo eso, también supera ya en un 40 por ciento a la anterior fase de crecimiento que se dio entre los años 1996/98. ALZAS Y BAJAS Si en una comparación con Córdoba, Buenos Aires y Mendoza, a Rosario no le fue muy bien durante los últimos meses en cuanto a la incorporación de trabajadores, al menos tampoco le va mal con los despidos. Un dato importante. Como ejemplo, estos son los números de julio pasado: por cada mil puestos de trabajo, en Córdoba se incorporaron 35 trabajadores; en Mendoza y Buenos Aires 25, y en Rosario, sólo 15. Pero mientras en los tres primeros aglomerados los despidos vienen en aumento, en Rosario se mantienen estables: 14 por cada mil puestos. Desde octubre de 2002, cuando se inició lo que el Ministerio de Trabajo nacional define como una “fase expansiva”, la mayor parte de los puestos (el 57 por ciento) fueron ocupados por personal con “calificación operativa”, esto es, producto de experiencia laboral previa o de capacitación. En lo que hace estrictamente a Rosario y a los últimos datos de la Encuesta de Indicadores Laborales, se advierte que en julio pasado los empleos para profesionales no crecieron ni disminuyeron: se mantuvieron estables. En cambio, subieron los puestos sin calificación laboral y los cargos técnicos. Y los que cayeron, a contrapelo de la tendencia general, fueron los empleos de calificación operativa. (Fuente: La Capital)

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *