“La soja no es un yuyo”

Por el contrario es el producto del esfuerzo de miles y miles de argentinos y argentinas, en el van sus sueños y esperanzas junto al crecimiento del País donde constituye el campo el pilar económico de la Republica.


El nuevo error en sus apreciaciones de la presidenta ha potenciado el enfrentamiento ya no del campo sino de la sociedad argentina que urge y convoca a toda la dirigencia política, empresarial y social a buscar soluciones rápidas. La costosa movilización convocada por el Gobierno Nacional en el día de la fecha a Buenos Aires, gastando seguramente importantes sumas de dinero no deja de ser un nuevo agravio en menor escala que los de D’ Elia y Moyano, pero agravio al fin a una sociedad que reclama soluciones. Estuve numerosas horas junto a los productores agropecuarios en el convencimiento que la medida impulsada por el Gobierno Nacional aumentando las retenciones a cifras confiscatorias y estableciendo la movilidad constituye una clara injusticia, injusticia que fue rápidamente percibida por la gente de las ciudades que hizo causa común con el campo, máxime ante un mensaje cambiante y soberbio bajado desde el Gobierno de la Nación. La dirigencia política debe estar activa en estas horas, junto a quienes sufren los problemas buscando soluciones innovadoras, en tal sentido todo el arco político opositor o no, debe sentarse a dialogar con los productores en la búsqueda incansable de ideas y soluciones, lamentablemente en este intento que debiera ser conducido por el Gobernador de la Provincia marca una posición del mismo lejana a nuestra tierra y su gente, igual tal convocatoria debe nacer de nosotros y ser impulsada. Por eso convoco a mis pares , a los partidos políticos, a los representantes del agro, de las industrias a la gente a encontrar y generar ideas y soluciones rápidas porque el problema es grave porque miles y miles de argentinos están desesperanzados, partiendo de la base que la soja no es un yuyo. (*) Recibido por Corrientes al Día del Diputado Provincial José María Miser de Entre Ríos.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *